BENEFICIOS DE PILATES

El método Pilates de tonificación corporal es un sistema único de ejercicios de
estiramiento y fortalecimiento desarrollado por ]oseph H. Pilates hace más de
noventa años. Refuerza y tonifica los músculos, mejora la postura, aporta flexibilidad
y equilibrio, unifica mente y cuerpo, y crea una figura más estilizada.
En una época en la que la industria del fitness se empeña, en vano, en lanzar
al mercado tendencias nuevas e innovadoras, el método Pilates, con más de
nueve décadas de éxito, continúa siendo una fórmula de resultados constatados
e indiscutibles. Pilates se ideó para conseguir un cuerpo sano, una mente sana y
una vida sana. ¿Quién podría negarse a escuchar su mensaje de equilibrio personal?
En los últimos cinco años, ya sea a causa de una nueva toma de conciencia
colectiva o de la profunda insatisfacción generada por los programas de ejercicio
de moda, se ha producido un extraordinario auge del movimiento enfocado
a la unidad mente-cuerpo. La gente se está dando cuenta de cuán ineficaces
eran las tablas de fitness de los años ochenta. Nos vendieron el concepto de que
«nada se consigue sin sufrimiento», pero al final eso nos llevó a pasar demasiado
tiempo libre encadenados al gimnasio. Ahora comprendemos que, si bien el ejercicio
puede ser una parte importante de nuestra vida, debería fomentar el gozo
de vivirla en plenitud y no lo contrario. Con Pilates, sobre todo con el trabajo de
colchoneta, podemos minimizar la cantidad de tiempo invertido en un gimnasio
o frente al televisor, con vídeos de fitness, y maximizar los resultados que se
conseguirían con las técnicas convencionales de musculación. Los ejercicios de
colchoneta nos enseñan que el cuerpo es la mejor y la única herramienta necesaria
para estar en excelente forma física.



Existe otra razón que avala el fracaso de los antiguos métodos de fitness: se
basan en músculos aislados y en trabajar cada zona corporal por separado, en
lugar de tratar el cuerpo como un todo integrado. El pésimo estado de forma
que muchos de nosotros tenemos hoy en día es una consecuencia del desequi-
librio que supone realizar ejercicios complicados e ineficaces que aíslan determinadas
áreas corporales y olvidan otras igualmente importantes. Si lo que deseas
es equilibrar el cuerpo, mejorar la circulación, reducir el estrés, fomentar la
resistencia física, tener un aspecto más atractivo y sentüte en la gloria, ¿por qué
no te decides a probar el único método que ha demostrado su capacidad para
lograrlo durante más de noventa años?
La filosofía Pilates se centra en el entrenamiento de la mente y del cuerpo
para que trabajen juntos en pos de un objetivo de fitness total. Pese a haber nacido
en una época completamente diferente, ]oseph Pilates comprendió los
efectos de las presiones físicas y mentales de una agenda diaria ajetreada e intentó
reeducamos para desarrollar el cuerpo sin perder de vista la eficiencia que
r~quería el desempeño de nuestros quehaceres cotidianos. Pilates estaba convencido
de que este método incrementaría la productividad tanto mental como
física del ser humano. De ahí que sus tablas de colchoneta estén diseñadas para
adaptarse a las limitaciones físicas y de tiempo del individuo, pero sin menoscabar
sus elementos globales.
He tenido relación con centros de fitness desde los quince años y he probado
todo lo que me han ofrecido. Durante varios años trabajé como monitora personal
con pesas y aparatos, y creía muy sinceramente haber dotado a mi cuerpo de
toda la potencia posible. Pero estaba en un error. Lo que había hecho era añadir
una masa muscular rígida y voluminosa a un cuerpo joven y activo. Pasaba muchas
horas diarias en el gimnasio intentando experimentar una sensación de bienestar
que parecía esquiva y seguía teniendo dolores que el entrenamiento no
conseguía aliviar. Y lo peor de todo: ¡me aburría!
Luego descubrí el método Pilates de musculación equilibrada. En cuestión
de semanas empecé a sentir una indescriptible fuerza interior. Mis movimientos
adquirieron más control y rapidez de respuesta. Caminaba más erguida y rebosaba
energía. Después de algunos meses, mis músculos empezaron a dilatarse y
mi flexibilidad se multiplicó por diez. Me sentía ligera como una bailarina. Paralelamente,
los dolores desaparecieron y pude disfrutar mucho más de mis actividades.
Y lo más importante: estaba más concentrada, más controlada, más
dueña de mí misma.

Fuente: Brook Siler

Entradas populares